Correo institucional  mail 

                                                                                                   

Decirle Adiós a un ser querido, cuando se trata de lo fatal, deja tristeza, dolor, sinsabores… Si se trata de un adolescente con todo el camino delante por andar, es un quiebre en el alma…

Ha partido una de las alumnas del Taller Audiovisual LAM, Antonia Casanova del curso 3°A. Fue de repente, como son esas cosas que no tienen consuelo, un accidente, y ella dejó de estar físicamente.

Era una alumna con las virtudes que un docente desea y aspira a encontrar. Valoraba el tiempo, algo que a su corta edad no siempre se tiene en cuenta. Mucho de su tiempo que es VIDA, lo dedicaba al arte, específicamente al Cine y al Teatro, puesto que formaba parte de los talleres del LAM, que atienden a estas dos manifestaciones artísticas.

 

 

Por estos días preparaba sus presentaciones en un ciclo de cine de género, que iniciaría este martes 2 de octubre. Donde participaría en la intervención del Taller de Teatro (en un performance que la traía muy entusiasmada), y luego la presentación del filme español "Te doy mis ojos".

Antonia era una integrante activa del Cine Club LAM. Junto a Amanda Orell, preparaban las presentaciones de los filmes, con una mirada reflexiva sobre los artículos que estudiaban y las propias películas.

 

 

 

En sus ojos se reflejaba el deleite al encontrar esos guiños que la actuación y la cinematografía le hacían cuando descubría nuevos conocimientos.

Era una chica inteligente, noble, aplicada, empática con los demás. En ella sobresalía su sonrisa, guardada para regalarla a todos; su manera de escuchar tan apacible, y luego de reflexionar con una limpieza y autenticidad en sus criterios, con la inocencia de esa niña encantadora que tenía dentro.

Este ADIOS, es un ADIOS físico, lo sabemos...La vida nos ha demostrado que solo el olvido es capaz de darle muerte a un ser. Por eso Antonia Casanova Gómez, la Anto, como le llaman sus amigos, está aquí:

La veremos sonreír, caminar por los pasillos, en la sala de clases, en el recreo, en el patio, incluso mirando las estrellas, como la soñó anoche Ivania Figueroa, una de sus compañeras del Taller Audiovisual. Y siempre viva, alegre, en silencio como los ángeles, con su sonrisa apacible, regalando paz y luz a quienes la extrañamos.

Sus compañeros y profesoras del Taller Audiovisual y de Teatro, se suman al dolor de sus compañeros de curso, de sus amigas y amigos, de sus profesores.

Nuestro más sentido pésame a la familia de nuestra alumna Antonia Casanova Gómez.

Estarás en el corazón de todos...